Obispo Diocesano

Monseñor Miguel Angel D´Annibale


Primeros años y sacerdocio

Monseñor Miguel Ángel D’Annibale, Nació en la localidad de Florida, Partido de Vicente López, Provincia de Buenos Aires, el 27 de marzo de 1959; Terminados sus estudios eclesiásticos en el seminario de la diócesis de San Isidro, fue ordenado sacerdote el  6 de diciembre de 1985. En 1986 fue designado vicario parroquial de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen (Benavidez) y el 5 de diciembre de 1989 fue designado canciller y secretario general de la diócesis de San Isidro. Desde 2011 se desempeñó como vicario general de la diócesis de San Isidro. Es licenciado en Teología Dogmática y se dedicó con particular estima a la Pastoral Litúrgica, siendo un principal referente en esa materia a nivel nacional.

Obispo

El 19 de febrero de 2011 Benedicto XVI lo nombró obispo titular de Nasai y auxiliar de la Diócesis de Río Gallegos, recibió la ordenación episcopal el 29 de abril de 2011, en el Salón Juan Pablo II del colegio Marín, de San Isidro, por monseñor Jorge Casaretto, obispo de San Isidro (co-consagrantes: Juan Carlos Romanín SDB, obispo de Río Gallegos, Carlos María Franzini, obispo de Rafaela, Oscar Ojea, obispo coadjutor de San Isidro y Luis Fernández obispo auxiliar de Buenos Aires.); inició su ministerio episcopal como obispo auxiliar de Río Gallegos en el Santuario de San Cayetano de Río Gallegos el 22 de mayo de 2011.

A raíz de la renuncia, por motivos de enfermedad, de monseñor Romanín, el 18 de abril de 2012 fue designado administrador apostólico de Río Gallegos y el 24 de febrero de 2013 el Papa Benedicto XVI lo nombró obispo de Río Gallegos. Asumió la tarea pastoral el 1 de mayo de 2013 en el Boxing Club de la ciudad de Río Gallegos. Desde ese día es el quinto obispo de la diócesis de Río Gallegos.

En la Conferencia Episcopal integra las Comisiones de Liturgia y Pastoral de la Comunicación.

 

ESCUDO Y LEMA EPISCOPAL

El báculo del obispo significa su misión de pastor. Su pastoreo se realiza guiando el Pueblo a él confiado hacia el encuentro de Cristo Resucitado. De allí que detrás del báculo aparezca un camino que tiene como meta una cruz luminosa signo de la resurrección. El camino surge de la Palabra de Dios abierta y colocada en la base del báculo y de la celebración de la Eucaristía, que está simbolizada por el cáliz y la hostia, acompañados por los cirios encendidos del altar. La celebración de la Eucaristía ocupa el centro del escudo episcopal, como el centro de la vida del nuevo obispo. Una estrella que ilumina el camino simboliza a la Virgen María, que guía el ministerio del nuevo obispo y los pasos del Pueblo hacia su Hijo Resucitado.

El lema episcopal “Como el Padre me envió, Yo los envío” Jn 20,21 expresa el llamado a la misión que tomó el corazón del nuevo obispo y el envío al que siempre se dispone en la Iglesia.

 

Carta de Mons. Miguel Angel D'Annibale saludando a la Diócesis, el 19 de Febrero de 2011, día en que se hizo público su nombramiento como Obispo Auxiliar

OBISPADO DE SAN ISIDRO

Al Pueblo que peregrina en la Diócesis de Río Gallegos:

Hoy se hace público el nombramiento que el Papa Benedicto XVI me ha dado como Obispo Auxiliar de la Diócesis de Río Gallegos.

Quiero compartir con ustedes mi profunda alegría y mi sincera acción de gracias a Jesús Resucitado porque me vuelve a elegir para ser pastor de su Pueblo.

El 31 de enero de 1980, fiesta de San Juan Bosco, fue el día en que le di al Señor mi sí definitivo a su llamado y decidí ser sacerdote. A los pocos días, el 18 de febrero de ese mismo año, ingresé al Seminario de la Diócesis de San Isidro. Ayer se cumplieron 31 años de esos acontecimientos y vuelvo a vivir unos primeros días de febrero tan intensos como aquellos.

El 6 de diciembre del año pasado cumplimos con el Padre Néstor Cruz García, hoy párroco en Trelew, Chubut, nuestros 25 años de ordenación sacerdotal. Lo celebramos con mucho gozo, el mismo 6 de diciembre en Trelew, y el 9 de diciembre en Asunción de la Virgen, Olivos, Buenos Aires.

Nuestra celebración jubilar culminó con un viaje que hicimos a México y Cuba. En la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe sentí una atracción muy especial de la Virgen, cuando contemplamos la Tilma de Juan Diego donde quedó grabada su imagen.

Al regresar a San Isidro, justo el día que retomaba mis tareas en el obispado, recibí el llamado del Nuncio Apostólico quien me citó para  comunicarme la decisión que el Papa había tomado.

Hasta hoy fueron días de silencio y oración, meditando el llamado del Señor; días de alegría y de gozo por la misión que se me encargaba; días de preparar el desprendimiento que se avecina al dejar esta Iglesia de San Isidro que me engendró en el ministerio y que tanto quiero; días de mirar por largo rato la pagina Web de la diócesis de Río Gallegos para conocer lo que en poco tiempo será también mi casa.

Les comparto que en mi corazón siempre estuvo el deseo de la misión. Estaba ofrecido para ira a Cuba desde los comienzos de la misión que la Diócesis de San Isidro tiene allí. Les comparto también mi pasión por los viajes, las distancias y por disfrutar de los paisajes patagónicos.

Todo esto aflora ahora y se une a mi envío misionero a la diócesis de Río Gallegos, que tiene como patrono a San Juan Bosco, fundador de los salesianos, a quienes les debo toda mi formación en mi época del colegio secundario.

Allí voy, dispuesto a colaborar con su pastor, Mons. Juan Carlos Romanín sdb, y con todos ustedes, Pueblo de Dios que peregrina en esa diócesis, que este año cumple 50 años de vida, en la tarea de anunciar el Reino.

Sigamos al Buen Pastor por los caminos que él tiene pensado para nosotros. Les mando un fuerte abrazo.

Miguel Ángel D’Annibale

19/02/2011   

Afiche Ordenación Episcopal, 29-04-11

Homilía de Mons. Casaretto 
Palabras de Mons. D'Annibale 
Palabras de Mons. Romanín
Nota sobre la Celebración en AICA

Afiche Recepción en la Diócesis de Río Gallegos, 22-05-11

Transmisión on line de la celebración a través de FM PRESENCIA